BALLET EN EL CINE: Romeo y Julieta

El verano se despide con otra propuesta de danza que nos llega desde la Royal Opera House. Comienza una nueva temporada de cine en directo con el ballet ROMEO Y JULIETA que se proyectará en las pantallas de cine CINESA de toda España el 22 de septiembre a las 20:15 h.

Existen varias versiones coreográficas (Luzzi, Galeotti, Psota, Cranko…) y musicales (Tchaikovsky, Delius, Berlioz…) de esta obra de Shakespeare. El Royal Ballet representará la maravillosa coreografía de Kenneth MacMillan , un creador que rompió con los moldes de su época al intentar plasmar en la danza clásica la expresión natural de las emociones humanas en lugar de limitarse a la estética o la belleza.

MacMillan se inspiró en la música que compuso Sergei Prokofiev en 1935. La partitura había sido encargada por el Bolshoi a partir de la idea de Sergei Radlov, director de teatro, de crear un nuevo Romeo y Julieta. Prokofiev y Radlov trabajaron en el libreto junto con el coreógrafo Leonid Lavrovsky y el dramaturgo Adrien Piotrovsky. Hoy encontramos la música de Prokofiev sugestiva, brillante y con un intenso dramatismo pero en su época esa novedosa manera de componer, y el hecho de resultar completamente diferente a lo acostumbrado, fue motivo para argumentar que era “imposible” de bailar. Eso, y el final feliz que Prokofiev proponía, hizo que no se llegara a un acuerdo y el Bolshoi rechazó la partitura. Fue el checo Ivo Vána Psota quien coreografió el ballet y su estreno tuvo lugar en el Teatro de Brno en 1938. El éxito obtenido hizo que, dos años más tarde, se montara de nuevo en el Kirov. Finalmente el Bolshoi no tuvo más remedio que cambiar de opinión y presentó su propia producción en 1946 con la partitura de Prokofiev.

Romeo y Julieta. Teatro Bolshoi, 1946
Romeo y Julieta. Teatro Bolshoi, 1946

Kenneth MacMillan también deseaba coreografiar su propio Romeo y Julieta tras haber visto la versión creada por John Cranko en 1962 para el ballet de Stuttgart. Creó un paso a dos para Lynn Seymour y Christopher Gable basado en la escena del balcón y poco después recibió el encargo de coreografiar el que sería su primer ballet en tres actos. Discutió sus ideas sobre el carácter de los personajes de Julieta y Romeo con los que iban a ser sus protagonistas (Seymour y Gable) pero, unos días previos al estreno, la dirección de la Royal impuso como bailarines principales a la pareja más famosa de aquel momento, Margot Fonteyn y Rudolf Nureyev, permaneciendo Seymour y Gable como segundo elenco. De esta manera quedaba asegurado el éxito de publicidad y de taquilla, tanto en Londres como en la gira que iba a emprender la compañía por Estados Unidos. Por la misma razón fueron también los protagonistas de la película Romeo y Julieta que dirigió Paul Czinner un año después del estreno del ballet.

Margot Fonteyn, Kenneth MacMillan y Rudolf Nureyev
Margot Fonteyn, Kenneth MacMillan y Rudolf Nureyev

Nicholas Georgiadis, uno de los grandes diseñadores del siglo XX, se encargó de esta maravillosa producción creando monumentales decorados que hacían resaltar la vulnerabilidad de Julieta en un ambiente opresivo, poderoso e imponente.

El ballet Romeo y Julieta de MacMillan se estrenó el 9 de febrero de 1965 en el Covent Garden y pronto se convirtió en la versión más conocida del ballet de Prokofiev en Gran Bretaña y Estados Unidos. En esa primera representación la audiencia aplaudió durante 40 minutos, a pesar de que Nureyev se estaba recuperando de una lesión. Han pasado 50 años desde entonces.

Hoy tenemos otros grandes bailarines como protagonistas.

En relación a este 50 aniversario, Deborah MacMillan, su esposa, ha declarado: “Kenneth era un loco de las películas, le encantaba el cine y es debido a esta pasión lo que hace que sus producciones funcionen tan bien en la pantalla grande. A la hora de crear coreografías se adelantaba a lo que después el público ha demandado, capturando la imaginación con cada movimiento, y es este sentido innato de lo que iba a funcionar en cámara lo que tan a menudo condujo su visión en el escenario. También creía en la creación de personajes verídicos con historias reales en un ballet como Romeo y Julieta, donde la angustia y la pasión será más evidente de cerca y personal en los cines”.

Prokofiev compuso para el cine y Georgiadis trabajó también en varios proyectos cinematográficos. La cita es obligada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s