UN PRECURSOR ADAPTADO A LOS CAMBIOS (III)

EN LA SALA MERCÈ:

Parece ser que Segundo de Chomón participó también en un proyecto que aunaba diferentes artes en la ya desaparecida Sala Mercè de Barcelona. Esta sala cinematográfica y de exposiciones fue un encargo del pintor Lluís Graner (1863-1929) a Antoni Gaudí (1852-1926). Graner concibió la idea de crear unos espectáculos que constituyesen una síntesis de las artes, algo novedoso en aquella época, y para ello, en 1904, encargó a Gaudí el diseño y las obras del local, situado en la Rambla dels Estudis (hoy nº 122 de la Rambla) donde se realizaría la programación.

Sala Mercè

En esos espectáculos, que constaban de dos partes, se proyectaban en primer lugar “películas habladas” (más adelante serían películas sobre artistas y personajes de la cultura) en las que los actores, escondidos, declamaban los diálogos de los personajes de viva voz, y en segundo lugar se ofrecían las llamadas “visiones musicales”, que consistían en cantos corales, poesía, música, teatro, danza… todo ello enmarcado con originales escenografías.

Chomón se sabe que distribuyó muchas de las películas de la casa Pathé que se proyectaron en la Sala Mercè, algunas de las cuales podrían haber sido realizadas por él mismo. Joan M. Minguet Batllori escribe un artículo sobre la primera etapa de Segundo de Chomón en Barcelona:

http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/la-sala-merce-el-primer-cinematografo-de-la-burguesia-barcelonesa-con-unas-precisiones-sobre-la-primera-etapa-de-segundo-de-chomon-en-barcelona–0/html/ff9ef4e8-82b1-11df-acc7-002185ce6064_1.html

En los 42 espectáculos que se representaron participaron algunos de los más importantes escritores, músicos y escenógrafos de la cultura catalana del momento. Pese a ello, el proyecto tuvo una corta duración. El arquitecto Antoni González Moreno-Navarro nos cuenta así su desaparición:

“No obstante, la Sala Mercè, tal como fue concebida por Graner, funcionó poco más de tres años. Las “películas habladas”, plato fuerte del espectáculo, se programaron hasta el 15 de agosto de 1905 (cuando los espectáculos de Graner en el Teatro Principal comenzaron a acaparar su atención prioritaria) y los cuadros plásticos musicales, las “visiones musicales”, hasta octubre de 1907, ya que el 7 de noviembre fueron prohibidos por orden gubernativa, amparándose en la falta de seguridad del local.”

Es muy interesante el artículo completo, con fotografías inéditas, que podéis ver en el siguiente enlace:

http://www.upc.edu/web/tallergaudi/nova/fitxers_conferencies/16.pdf

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s