UN PRECURSOR ADAPTADO A LOS CAMBIOS (I)

Hace unos días visité una biblioteca y pregunté si tenían algo de Segundo de Chomón. “Vaya nombre… Parece un tomo de temática oriental” – oí decir. Hay una calle en Teruel, otra en Rubielos de Mora y otra en Zaragoza con ese nombre, pero ¿sabéis quién fue Segundo de Chomón? El programa Estampas nos lo cuenta en tres minutos:

Como se relata en el vídeo, el cine nació mostrando imágenes reales de corta duración, pero el público de las ciudades se cansó pronto de ver únicamente fotografías en movimiento. Al cambiar la demanda del público también cambió la manera de presentar las imágenes y de esta forma surgió el cine de atracciones o fantasmagorías, en el que se buscaba sorprender al público tal y como se hacía en los espectáculos teatrales o en las barracas de feria de la época. El cine atraía al espectador a través de los trucajes y de las imágenes que se mostraban en la pantalla (objetos que se mueven solos, personas que aparecen y desaparecen, acróbatas, bailarines danzando, etc.).

El francés Georges Méliès fue uno de los pioneros del cine de atracciones al usar el cinematógrafo para crear películas parecidas a sus espectáculos de ilusionismo. A Segundo de Chomón se le ha comparado con él llamándolo el Méliès español, tal vez porque tuvo mucha influencia sobre el turolense (Chomón fue contratado por la productora Pathé Frères para competir con Méliès). Lo cierto es que, según comentan varios autores, Méliès no supo adaptarse a los cambios ni evolucionó como lo hizo Chomón.

Chomón se dedicó al coloreado e iluminación de películas de Méliès y de Pathé, a la rotulación de títulos, a la distribución de películas producidas por compañías extranjeras, al rodaje de documentales y de fragmentos fantasiosos para otros realizadores, y también elaboró sus propias películas. Era muy bueno con los trucajes, cuya técnica unas veces inventó y otras perfeccionó. Empleó fundidos encadenados, evitando así las transiciones bruscas (una imagen va desapareciendo mientras otra aparece); el ojo de gato a modo de cortinilla (círculo que rodea un objeto o una persona y se va agrandando hasta dejar ver toda la imagen o al revés); sobreimpresiones de imágenes grabadas unas sobre otras; el paro de la cámara para sustituir personajes u objetos… Además planteó la posibilidad de filmar las imágenes desde ángulos diferentes en una época en que prácticamente sólo se utilizaba la posición frontal de la cámara.

En la Creation de la Serpentine (1908) se pueden ver las diferentes técnicas usadas por Chomón, con alguna variación de planos y de decorado. Las bailarinas que salen al final imitan la danza de Loïe Fuller (1862-1928), una de las precursoras de la danza moderna, muy de moda en aquella época.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s